Los Andes | Online                                             

Nota publicada el 22 de agosto de 2009

Ley de pasantías: las empresas reducirían las contrataciones

Los cambios en la Ley provocarían que las organizaciones dejen de contar con pasantes por las modificaciones en la duración del contrato y de la jornada laboral, la remuneración, los beneficios y el tipo de relación laboral.

Las empresas disminuirán la contratación de pasantes, a partir de los cambios en la Ley que modifica la duración de la pasantía y de la jornada laboral, la remuneración, los beneficios y el tipo de relación laboral.

Así lo destacó una encuesta realizada por la consultora Mercer, que remarcó que en respuesta a los cambios fijados por ley 26.457, 52 por ciento de las compañías decidió disminuir la contratación de pasantes.

En tanto, 35 por ciento de los encuestados dijo que continuará con el número de ingresos establecido en el programa; y 10 por ciento no definió aún si realizará o no modificaciones.

Por otro lado, 77 por ciento de las compañías rediseñará el programa de pasantías.

De este grupo, 33 por ciento no modificará la forma de contratación; en tanto que 29 sí lo hará; y 21 por ciento no renovará la pasantía.

De las encuestadas, 49 por ciento de las empresas implementa un programa de pasantías para reclutar jóvenes talentos, mientras que 35 lo hace para formar estudiantes y luego efectivizarlos.

Las principales carreras incluidas en los programas de pasantías son administración y contador; ingeniería, recursos humanos y sistemas. En diciembre del año pasado, fue promulgada la ley 26.427 que establece el nuevo sistema de pasantías educativas.

Hasta ese momento, las pasantías estaban reguladas por la ley 25.165, de 1999, y el decreto 487, del 2000, que extendió la duración máxima de las pasantías de uno a cuatro años y la jornada laboral de cuatro a seis horas.

Con la nueva ley, la jornada laboral pasó de 6 a 4 horas; la duración de la pasantía, de un máximo de cuatro años a uno de un año, renovable por 6 meses adicionales.

Asimismo, la remuneración pasó de ser una retribución en calidad de estímulo para viajes, gastos escolares y erogaciones del ejercicio; a un haber calculado sobre el salario básico del mejor convenio colectivo aplicable a la empresa.

En cuanto a los beneficios, pasó de los regulares que se acuerden con la empresa y días por estudio, a tener licencias y obra social de acuerdo con el convenio.

Además, mientras la legislación anterior planteaba que no había relación jurídica entre el estudiante y la empresa, y en caso de cese de actividad, la pasantía caducaba automáticamente; con la nueva ley, en caso de incumplimiento del contratista, o de duda, se convierte en una relación laboral y da lugar a reclamos e indemnizaciones.

Deja un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 2 =