Cuenta con 84 bodegas en 12 diferentes regiones vitivinícolas donde los bodegueros aman lo que hacen de manera artesanal, una región donde los primeros exploradores que arribaron se maravillaron por un territorio ideal para los frutales, las uvas y el olivo.

Una región llena de árboles rojizos, donde podemos caminar a la vera de ríos zigzagueantes y tenemos infinidad de propuestas turísticas para conocer en dos y tres días.

Sí, pareciera que estamos promocionando Mendoza pero en realidad es Mendocino County, una región de California a un par de horas de San Francisco hacia el norte con una gran producción vitivinícola donde además el turismo está totalmente integrado al diario vivir.

Como ellos mismo dicen, Mendocino tiene lo mejor que California y la Madre Naturaleza ofrecen: costa, bosques, ciudades pintorescas, bosques con árboles rojos y vinos exquisitos. Todo esto es muy cierto: la costa del Pacífico con la cercanía de los bosques y la tranquilidad hacen de esta zona un nuevo destino turístico.

Todo está previsto para conocer Mendocino County: caminatas interpretadas por el río, degustaciones donde los propios bodegueros comparten con los visitantes sus mejores vinos y la posibilidad de recorrer en un impecable tren del siglo XIX la ruta de los Árboles Rojos.

Productos como bodas o reuniones con compañeros de la universidad están previstos. Con sólo solicitarlo la oferta de floristas, músicos, empresas de catering, fotógrafos y Wedding Planners aparece al instante porque los hermosos parques de las bodegas están considerados como un excelente lugar para una boda al aire libre o en excelentes locaciones.

Participar del nutrido calendario de eventos que nuclea a la gran cantidad de artistas que desde 1950 eligieron este lugar, o ver la migración de las ballenas, son otras opciones. Se suma el bello lago Mendocino y la posibilidad de practicar turismo sustentable: degustar vino orgánico y conocer el Solar Living Institute, pionero en la producción y educación de esta energía.

Cabernet Sauvignon, Pinot Noir y Zinfandel se mezclan todo el tiempo con bosque, costa del Pacífico y mucha tranquilidad. No son prolongadas las estadías pero sí son muchos los que atraídos por un producto turístico integral. Regresan a Mendocino para descansar y disfrutar del buen vino.

Algunas coincidencias curiosas…

Leave a Comment!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × cuatro =