Los empleados han sido entrenados como tutores de los alumnos de la UTN. Las prácticas durarán dos meses.
Ayer se hizo la presentación del primer hotel-escuela de la provincia y el tercero del país. Los estudiantes de las carreras de Turismo y Hotelería de la Universidad Tecnológica Nacional Regional Mendoza tendrán la posibilidad de hacer sus prácticas en el hotel-boutique Villaggio, de Ciudad, donde podrán llevar a la práctica los contenidos teóricos y contarán con un ámbito particularmente organizado para tal fin.

“Acá recibimos mucha orientación y tenemos siempre encima el ojo del tutor que va diciéndonos a qué tenemos que prestar particular atención o cuidado, también somos la imagen de la empresa; en otro hotel, los pasantes quedamos un poco al margen y no están preocupados por enseñarnos todo el tiempo”, explicó Cecilia (21) quien ha comenzado hace unos días su pasantía y es estudiante de segundo año de Administración de Empresas Hoteleras.

La atención del huésped, el mantenimiento de las instalaciones, el gerenciamiento de la empresa, todas cuestiones del día a día requieren de la práctica.

Sin embargo, lograr un espacio para los pasantes de estas carreras se ha hecho cada vez más difícil debido a que hace dos años se aprobó la Ley de Pasantías que estableció pautas más estrictas para estas prácticas. En este contexto, fijó el pago de un sueldo igual al de cualquier otro asalariado por lo cual los empresarios prefieren contratar a alguien con experiencia antes que a quien deben enseñar.

Formación mutua

La UTN decidió tomar la iniciativa y por intermedio del gerente general del hotel, Marcelo Rosental, quien es docente de esa facultad, se acordó un proyecto conjunto que redundará en beneficios para ambas instancias.

“A los estudiantes esto les permite poder llevar a la práctica lo que aprenden en la teoría y sumar ya que hay cosas que sólo se aprenden trabajando”, señaló Rosental. Y agregó: “Es una experiencia muy positiva ya que al hotel le proporciona mano de obra con buena predisposición y el que se beneficia es el huésped; por otra parte, pretendemos dejar un legado en los chicos, que salgan a la calle con experiencia”.

Para esto, el personal estable se ha capacitado con docentes de la facultad para ser tutores de los pasantes y ser una especie de entrenadores durante el proceso de aprendizaje. El objetivo principal es que más que ser empleados puedan conocer en profundidad las labores operativas.
Cecilia, quien hace su práctica en el área de mantenimiento, lo que llaman “Housekeeping”, comentó que eligió esta labor porque “primero es necesario conocer lo que se hace en todos los sectores para luego aspirar a cargos gerenciales”.

Y continuó: “Por eso me pareció mejor empezar desde lo más básico (…) acá aprendí que además de la teoría que tenemos, todo es relativo y se ajusta en la práctica; los tutores nos reparten tareas y todos los días hacemos algo diferente”.

Por su parte, Cintia (23) cursa segundo año de Administración de Hoteles y se desempeña en Recepción desde hace dos semanas, aseguró que es muy difícil entrar a trabajar en este sector en otros hoteles. “Acá nos tienen mucha paciencia; nos están enseñando en profundidad lo que se hace en este ámbito en particular, pero también nos dan una introducción en otras áreas”.

Existe un hotel escuela en Buenos Aires y otro en Salta y es algo bastante común en diversos lugares del mundo.

Esto permite a los estudiantes tener contacto con la realidad de su carrera para que ya tengan la experiencia adquirida cuando egresan, señaló la licenciada Lía Lamamy, directora de estas carreras en la UTN. Además destacó que “el que se trate de un hotel boutique implica que al ser una empresa pequeña puedan cuidarse más los detalles referidos a una buena atención”.

La académica también especificó que “en este caso los huéspedes sabrán que se trata de un hotel escuela, los estudiantes tendrán una identificación y seguramente esperarán un servicio más cuidado porque estos tienen un mayor compromiso debido a que están siendo evaluados.
Metodología

“Las pasantías son optativas y a partir de esta propuesta ha habido gran cantidad de interesados, ya se inscribieron cincuenta”, subrayó Amalia Ressia, coordinadora de las carreras.

Estos aspirantes serán sometidos a una preselección bastante exigente y si son aprobados deberán entrevistarse con el gerente del hotel para su asignación definitiva. Deben tener aprobadas ciertas materias y pueden acceder estudiantes desde el primer año.

La duración de las pasantías es de dos meses, con una carga horaria de 4 horas durante cinco días y a contraturno del cursado teórico.

A principios de abril ingresaron 10 alumnos quienes no recibirán remuneración pero sí cobertura de una ART.

Como hay seis áreas donde pueden desempeñarse podrán sumar en total hasta doce meses de prácticas.

El gerente general concluyó que los pasantes pueden alcanzar 75  por ciento del total de los trabajadores.

El Diario El Sol también compartió la noticia: “Estudiantes de Turismo y Hotelería tienen un hotel para capacitarse” http://www.elsolonline.com/noticias/view/94690/estudiantes-de-turismo-y-hoteleria-tienen-un-hotel-para-capacitarse

 

Deja un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + uno =